Joaquin Ruiz Sancho - Fotógrafo
novedad editorial: bomberos firefighters


PRÓXIMA PUBLICACIÓN

ELLO
José Luís Domingo García



Circo Raluy, luz, color y calor

http://www.fuentealtalibros.com

Son varias las Exposiciones fotográficas, que Joaquín ruiz ha expuesto.



CIRCO RALUY, luz color y calor.

Visitadores amigos, compañeros de oscuridades y consumidores de ese gris marengo que nos ha embargado el más allá de nuestras narices, bien recibidos sois en este paréntesis donde una hebra de luz está a punto de rasgar vuestras y mis cataratas; pues que buena andadura os espera por esta isla que ha dado amparo al penúltimo de los soles, penúltimo resplandor, penúltimo prófugo de no sé cuántas, -por no tener dedos para contarlas- ciegas derechuras:
negras estafas que crían caspa y mugre en sus entretelas.

Visitadores amigos, dejad la niebla rancia en la puerta, tantas telarañas de oro del que cagó el moro; desnudaos del estar y del tener, regaládselos a la calle de enrobinada plata de la que cagó la gata, y, vestidos de ser -liviana gasa o mera carne viva-, en cueros vivos, entrad por esa puerta;
gozad bajo la cúpula que enarbola la bandera de lo imposible posible; gritad luz, luz, más luz, y ésta, obediente, penúltima, os descubrirá cuanto las malas artes del olvido y tantas carreras sin meta, ni ramo de flores ni beso, cubrieron.




PAISAJES DEL FERROCARRIL DE UTRILLAS

Los recuerdos de mis viajes en aquellos tiempos de vapor son muy difusos, pero entrañables. Mi madre me ponía de punta en blanco para bajar a Zaragoza, pero después de seis o siete horas de viaje, la carbonilla había podido conmigo. Yo tenía seis años cuando el tren dejó de andar. Con el tiempo, fuimos a vivir muy cerca de la estación de Cappa, asi que desde la ventana de mi cuarto podía ver su interior, la zona de cocheras, los almacenes, los talleres y un sinfín de instalaciones que me ayudaban a soñar despierto y a imaginar mil historias con los trenes como protagonistas. En la Estación había un vigilante cojo, con dos perros, que siempre nos hacía correr cuando nos colábamos a jugar. Mi escondite preferido eran unos depósitos, cuartos con ventanas altas que estaban llenos de la arena muy fina que usaban para frenar.



OLA EN TIERRA ADENTRO

... queremos... como si acabara el tiempo.

... donde la frontera fresca allí quiero que esté mi hogar

Iremos hacia el mar buscando besos

su criatalina ofrenda de música transparente

viuda del pecador, viuda del mar

tú, mar, la esperas...

... el grito del cielo y la pesadilla del mar

... la mar, pregunta vida eterna